El futuro de las normas

Un vistazo rápido al acelerado cambio tecnológico de los últimos años, y los subsecuentes trastornos, podría ser suficiente para hacernos temer a todos por el futuro de la economía global. Sin embargo, hay buenas razones para tener esperanzas: los rápidos cambios en el mundo interconectado de hoy requieren un renovado interés por los estándares internacionales, haciéndolos más importantes que nunca.

Resultado de imagen para futuro

El cambio no es nada nuevo. Bien lo acredita el premio Nobel de Bob Dylan quien canta “los tiempos están cambiando”, 1964. La diferencia ahora es el ritmo del cambio. En su libro, “Gracias por llegar tarde: la guía de un optimista para prosperar en la era de las aceleraciones” de Thomas Friedman ve el mundo en un punto de inflexión. Él cree que la tecnología, la globalización y el cambio climático están reformando nuestras instituciones y rápidamente. Como señala el subtítulo, se trata de una «era de aceleraciones» y todos necesitamos mantenernos al día o arriesgarnos a quedarnos atrás.

Vista aérea de personas trabajando en la oficina. Confirmando el pensamiento de Friedman sobre las «aceleraciones» que trae consigo la tecnología y las interrupciones que puede causar, es tentador considerar el impacto de la «industria de la estandarización». En primer lugar, ¿cuál es el lugar legítimo de los estándares internacionales en la economía mundial actual? En segundo lugar, ¿la colaboración entre organizaciones ofrece alguna pista sobre la naturaleza y el impacto del comercio mundial?

Para responder a esas preguntas, considere el simple hecho de que la globalización está conectando economías y culturas en todo el mundo como nunca antes. La globalización es una de las fuerzas de Friedman en la «era de las aceleraciones». Pero la globalización carece de sentido si no tiene normas internacionales. ¿Qué significa globalizar si no califico en el estándar cuando se negocia a nivel mundial?

Le dije esto a Erik Wijkström, Consejero de la División de Comercio y Medio Ambiente de la Organización Mundial del Comercio (OMC), y a Paramita Dasgupta, Gerente de Prácticas para Comercio y Competitividad para la Región de Asia en el Grupo del Banco Mundial, quienes hablaron sobre el impacto de estos cambios en las en las normas internacionales, así como su papel en el futuro económico.

 

Hecho en el mundo

 

Evidencia de los cambios radicales que Friedman describe en su libro permanecen a nuestro alrededor, en cada parte de nuestras vidas. Hoy en día, las empresas dividen sus operaciones en todo el mundo, desde el diseño del producto y fabricación de componentes hasta montaje y comercialización, creando cadenas de producción internacionales.

Más y más productos son «Made in the World» en lugar de «Made in the UK» o «Made in France». La globalización está conectando economías y culturas en todo el mundo. Un coche vendido en Canadá, por ejemplo, puede ser diseñado en Francia, con partes de Australia. Un par de pantalones vendidos en el Reino Unido se puede ser de algodón de Sudáfrica elaborado por trabajadores de fábrica en Tailandia.

La naturaleza del comercio mundial está cambiando una vez más. Wijkström dice: «En un mundo con tarifas más bajas y menores costos de transporte, los esquemas comerciales tienden a cambiar, la producción se ha fragmentado y dispersado; partes y piezas de productos se producen en diversos países a través de distintas empresas antes de que se unan como producto final para el consumidor. Este esquema ha sido denominado como cadena de valor global. Esta tendencia hace que el uso de las normas internacionales sea aún más importante. El cumplimiento de dichas pautas, dice, «proporciona confianza a los compradores y vendedores, asegurando que los insumos son compatibles y seguros».

Así bien, el éxito o fracaso en algún lugar podría afectar a personas de todo el mundo, esta interdependencia tiene profundas consecuencias para los estándares internacionales. Sin embargo, el avance real está llegando como su uso está ganando terreno en el comercio mundial.

Wijkström dice que las normas son tan omnipresentes que explicar su utilidad a menudo se hace mejor señalando los problemas que surgen de su ausencia. Como es el caso por ejemplo, de los enchufes que no encajan, el papel atascado en las impresoras, o imaginar portátiles con diferentes tipos de puertos para unidades flash o tarjetas de crédito con diferentes dimensiones. Cambiar los patrones en el comercio global y exaltar la importancia de estos temas, dice. «Un arancel no ayuda si el producto comercializado no «encaja» con otra pieza del equipo o componente, o por falta de confianza acerca de si el producto es seguro o de calidad».

 

Desafíos y barreras

 

Sin embargo, no todo es color de rosa. Si bien la liberalización del comercio ha contribuido a reducir los aranceles al comercio internacional, ha aumentado la importancia de las medidas no arancelarias en los países de todo el mundo. En comparación con los aranceles, estas medidas son a veces menos transparentes y suelen tener efectos ambiguos sobre el comercio. Sin embargo, las leyes, reglamentos, políticas o prácticas gubernamentales pueden estar totalmente justificadas, como las que limitan los residuos de plaguicidas en los alimentos (inocuidad de los alimentos) o las toxinas en los juguetes (salud infantil). Las normas de la OMC se esfuerzan por reducir, en la medida de lo posible, aquellos aspectos que obstaculicen innecesariamente el acceso a los mercados, sin menoscabar las que sean efectivas para alcanzar los objetivos legales.

El reciente enfoque del Comité de Obstáculos Técnicos al Comercio (o Comité OTC) de la OMC sobre cómo demostrar el cumplimiento de las normas, dice Wijkström, «subraya las dificultades con las barreras no arancelarias». En la práctica, añade, podría tratarse de eliminar medidas que impliquen demasiada burocracia o tiempo de espera en la frontera (Acuerdo de Facilitación de Comercio), evitar la duplicación de pruebas (Barreras Técnicas al Acuerdo Comercial) o garantizar que los límites de residuos de plaguicidas no se establecen arbitrariamente sino que se basan en una ciencia sólida (Acuerdo Sanitario y Fitosanitario).

Pero esto es lo que Wijkström advierte: la incapacidad de demostrar el cumplimiento de los requisitos en las normas y reglamentos puede convertirse en un obstáculo importante para las empresas que quieren participar en el comercio internacional, efectivamente «desconectar» a los participantes de las cadenas de valor. «Los pequeños actores (las PYMES de los países en desarrollo) son particularmente vulnerables», dice. «Para ellos el costo de cumplimiento o demostrar la conformidad, incluso simplemente obtener información sobre los requisitos en los mercados extranjeros puede llegar a ser desproporcionadamente alto».

Para afrontar este problema, la OMC, en el Departamento de Asuntos Económicos y Sociales de las Naciones Unidas y el Centro de Comercio Internacional (CCI) han unido sus fuerzas y recientemente han puesto en marcha un nuevo servicio de alerta denominado ePing destinado a ayudar a las partes interesadas (gobierno y sociedad civil) a rastrean las necesidades de los productos en los mercados extranjeros.

Por esta razón, la OMC aboga por el uso de normas internacionales. «De hecho, se alienta fuertemente el uso de las normas internacionales pertinentes en las disciplinas de la OMC porque pueden proporcionar una base sólida para alinear la regulación gubernamental y, además, representan a menudo un alto grado de consenso sobre cómo abordar cuestiones técnicas específicas de manera eficiente. (Y a menudo menos restrictivo del comercio)», dice Wijkström.

Resultado de imagen para omc

 

Prevalece el optimismo

 

Para comprender esta nueva fase del comercio mundial que se avecina, es importante primero entender cómo pueden ayudar las normas internacionales. Paramita Dasgupta dice que las normas son parte integrante del comercio internacional y que el comercio es un componente crítico para lograr el crecimiento económico.

«Las normas generan confianza en la calidad y la seguridad de los productos comercializados (especialmente los de países en desarrollo), demostrando que cumplen ciertos requisitos, nivelan el campo de acción sobre cuestiones ambientales, ayudan a proteger a los consumidores de prácticas nocivas y ayudan a las pequeñas y medianas empresas a competir internacionalmente mediante la difusión de la tecnología y las mejores prácticas».

El constante cambio de la economía moderna hace un claro caso para el importante papel que pueden desempeñar las normas internacionales para impulsar un desarrollo sostenible e inclusivo, abordando la desigualdad y ayudando a abordar algunos de los mayores desafíos sociales y ambientales que plantean los Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas (SDG).

Dasgupta dice que la comunidad internacional se ha comprometido a abordar las barreras de acceso a los mercados de manera sostenida y sistemática. Por ejemplo, SDG 17 sobre el fortalecimiento de la asociación mundial para el desarrollo sostenible incluye el compromiso de aumentar las exportaciones de los países en desarrollo y mejorar el acceso a los mercados de las exportaciones de los países menos adelantados. A su juicio, algunas de las metas del SDG 17 relacionadas con el comercio suponen o presuponen la conclusión del Programa de Doha para el Desarrollo de la OMC, una ronda de negociaciones comerciales que buscan mejorar el acceso al mercado de las exportaciones de los países en desarrollo como uno de los principales objetivos.

El uso de estándares internacionales para moldear nuestra respuesta a los SDGs en nuestra economía interconectada podría resultar ser la mejor decisión que el mundo haya hecho jamás. En particular, si la colaboración internacional en los SDG fructifica, los miembros con menos oportunidades de la sociedad serán recompensados. El éxito será una ganancia para todos.

La importancia de la adopción de normas en muchas dimensiones es bien conocida, dice Dasgupta. «Las normas internacionales tienen un gran impacto en el sentido de que apoyan el crecimiento económico sostenible, ayudan a proporcionar buenas prácticas regulatorias y promueven el comercio internacional abierto al reducir las barreras técnicas las cuales son las principales prioridades del Grupo del Banco Mundial».

Ella continúa diciendo que, en nuestro mundo cambiante, incluyendo el de los estándares, las asociaciones son esenciales para que organizaciones como la ISO se adapten a los retos del acceso al mercado. «La asociación del Grupo del Banco Mundial con ISO es un excelente ejemplo: da a nuestros clientes acceso a la experiencia técnica de ISO. Nuestras prioridades comunes incluyen actividades analíticas, asistencia técnica, capacitación conjunta y eventos», dice.

El Grupo del Banco Mundial también cree que la colaboración del sector privado es fundamental para la agenda de las normas. Existe un cambio en la forma en que los asociados en el desarrollo diseñan y ejecutan actividades para ayudar a las empresas de los países en desarrollo a utilizar normas para participar en el comercio. Ahora hay un reconocimiento de que la asociación público-privada ya no es una opción, es esencial.

 

Viendo hacia adelante

 

Por supuesto, un mundo con acuerdos de barreras al comercio no significa el fin del comercio. En cambio, como señala Dasgupta, esto requiere nuevas alianzas entre instituciones y colaboraciones internacionales. Convertir la agenda mundial prometedora en un logro real requerirá que el mundo avance. En otras palabras, el éxito requerirá asociaciones.

Todos somos beneficiarios de un comercio abierto y justo. Todos somos beneficiarios de los estándares internacionales, clave para el crecimiento económico y el desarrollo sostenible en un mundo estrechamente unido. No vivimos en un mundo perfecto; pero vivimos en uno perfectible. La historia demuestra que, a largo plazo, hemos logrado progresos y cambios.

Juntos, podemos reducir las barreras comerciales y crear un ambiente de comercio e inversión más estable y transparente, y así lograr un cambio real para nuestro pueblo y el mundo. Las normas internacionales serán un factor creciente en nuestro futuro económico. Así que, vamos a trabajar juntos para mantenerse al día, o ser dejado atrás.

 

 

Fuente: https://www.iso.org/news/ref2201.html

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *