Seis Sigma

Es más conocida por su denominación en inglés (six sigma), es una estrategia de mejora de procesos, centrada en la reducción de la variabilidad de los mismos, reforzando y optimizando cada parte de proceso consiguiendo reducir o eliminar los defectos o fallos en la entrega de un producto o servicio al cliente. Tomando en cuenta esto, podemos resaltar que un aspecto fundamental en una organización es decidir qué y cómo se va a medir su desempeño, ya que la elección de lo que un negocio o un área mide y analiza comunica valor, encauza el pensamiento de los empleados y fija las prioridades. Las medidas son un medio sistemático para convertir las ideas en acción. Por lo tanto, la medición constituye uno de los aspectos esenciales en el control estadístico y en la estrategia de mejora. Es necesario medir lo que es importante y clave en los procesos, así como los resultados que se quieren mejorar.

Lo anterior significa que un proceso que implemente six sigma dejará de utilizar el promedio como métrica para evaluar los resultados globales; en cambio utilizará la desviación estándar, la cual representa la variación de un conjunto respecto a su media, de manera que el proceso deberá cumplir de forma «consistente» con las especificaciones de calidad, cambiando el paradigma de promediar buenos y malos resultados. Desde un punto de vista estratégico: Six sigma es una filosofía (estrategia y disciplina) que ajusta los procesos con la mínima tolerancia posible como una forma de reducir los desperdicios, los defectos y las irregularidades tanto en los productos como en los servicios.

 

Fuente:

Seis sigma, Control de la variación, Salazar López Bryan, 2019

Seis sigma, Gómez Fraile Fermín y Co., 2ª edición, FC Editorial, 2003

Control estadístico de calidad y seis sigma, Gutiérrez Pulido Humberto, De la Vara Salazar Román, 2ª Edición, McGraw Hill, 2009

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *